Blog

Cuestiones importantes referentes al ámbito marcario

Damos respuestas a las principales cuestiones acerca del registro de una marca.

Primeramente, conviene destacar que el registro de una marca es potestativo, o lo que es lo mismo, no hay obligación legal ni existe norma que exija tener registrada una marca para operar en el mercado, aunque no es menos cierto que no hacerlo es una actuación mercantil a nuestro juicio un tanto imprudente y difícilmente sostenible, tal y como exponemos a continuación.

En este sentido hay que entender una marca, como la base principal y fundamental sobre la que vas a edificar todo lo que va a suponer tu empresa en cuanto a su atractivo comercial, diferenciación de la competencia en el mercado y por lo que, en definitiva, se te va a conocer en el mercado.

Es por ello que, no es recomendable emprender esta aventura sin asentar la base legal de una marca registrada que te va a permitir trabajar con la tranquilidad de tener todo normalizado, evitando eventuales sorpresas no deseables y de difícil posterior reparación. Es muy común, sobre todo en pequeñas empresas o negocios recién creados o start-ups, el crear un logo y un nombre y comenzar a operar con él, postponiendo su registro indefinidamente.

Este comportamiento puede suponerte problemas importantes a corto o largo plazo, en tanto en cuanto, independientemente de que fueras consciente o no -recordemos que el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento, en nuestro caso, el desconocimiento de la existencia de un registro previo no exime de una eventual responsabilidad por infracción- puedas estar utilizando una denominación registrada por un tercero y recibir en el mejor de los casos un requerimiento extrajudicial y en el peor de ellos una demanda judicial. Esto implicaría, irremediablemente, tener que dejar de usar en ambos casos tu marca, con los sobrecostes y problemas añadidos que supondría modificar todos los elementos empresariales y comerciales donde estuvieras infringiendo unos derechos prioritarios (página web, etiquetado de productos, de vehículos, denominación en locales, documentación mercantil, dominios corporativos, etc) y muy probablemente costear daños y perjuicios o un costoso proceso judicial, sin viabilidad de éxito en última instancia, sin olvidar el trastorno que ello supondría en el funcionamiento normal de las relaciones comerciales en vuestra empresa y el tiempo que conllevaría en proceder con esos obligados cambios hasta lograr poder actuar en el sector con cierta normalidad.

Tampoco es nada recomendable optar por registrar una marca sin conocimiento de la materia, pensando que es un proceso sencillo rellenando un formulario y realizando una pequeña viabilidad por Internet con el nombre deseado (p.e. buscando en Google o incluso en la propia we de la Oficina Española), pues es muy común no utilizar los parámetros de búsqueda correctamente, y toparse con defectos de fondo en la tramitación ya sea por una oposición del titular de una marca idéntica o similar o bien por no detallar correctamente y dentro de las exigencias legales los productos o servicios de interés, e, incluso, proteger la marca para productos o servicios que en realidad no cubren la finalidad última de la marca en el mercado, teniendo presente que el uso de la misma, una vez registrada, sí es un imperativo legal para no perder los derechos de exclusividad sobre la misma.

Por todo lo cual, llegamos a la conclusión y recomendamos sin lugar a dudas acudir a un despacho especializado para recibir asesoramiento individualizado y obtener mayores garantías de éxito, así como de cubrir correctamente tus productos o servicios, y claro está, conocer los riesgos de proteger una marca cuya viabilidad ha confirmado que no es aconsejable.

Normalmente, realizando este servicio con profesionales, se obtiene una búsqueda más exhaustiva para valorar su viabilidad, una protección correcta en cada clase y aviso puntual cuando la marca este próxima a caducar (recordemos que cada registro marcario se extiende durante 10 años). Además, como servicio adicional se puede obtener una vigilancia mediante la cual se te informa de cualquier solicitud de marca idéntica o similar que pueda entrar en conflicto con tu marca, pudiendo ejercer tus derechos prioritarios, y evitando que logre el acceso al registro y por ende ser un eventual competidor en un mercado de libre competencia donde en ocasiones los detalles “marcan” la diferencia para que el consumidor escoja unos productos y/o servicios amparados por sus respectivas marcas.

Esperando haber subsanado dudas, saludos cordiales.

Llámanos